domingo, 29 de enero de 2012

El valor del fracaso

Esta tarde me he encontrado con este vídeo:



Y ha reforzado una idea a la que le doy vueltas últimamente. En educación nos preocupamos mucho por la integración de los estudiantes, por apoyarles, no dejarles caer, acompañarles... Hasta el punto que un suspenso puede ser un drama, y no digamos ya repetir curso. Creo que es una equivocación, estamos confundiendo términos. Si no dejamos a los estudiantes que fracasen, no aprenderán nunca una lección muy importante. Dice un proverbio japonés que se aprende más en la derrota que en la victoria, y creo que es verdad. Las estrategias que tienes que crear para superar los obstáculos son mucho más férreas que las facilidades. Dejémosles fracasar, no les privemos de ese derecho.

martes, 24 de enero de 2012

Vida que pasa, (poema en construcción)

La vida pasa,
es triste                        pareces viejo,
eres               ¿un fui?
es triste no poder pasar de un es.

La gente muere,  acéptalo
en una vida digital no lo puedes twitear,
no lo puedes mirar porque no está,
no vives en bites.

Te aferras a esa posibilidad,
ser un uno un cero  quiero no ser.
Y me agarras de la mano.

Siempre que veo esa cama
Siempre que miro entre mis dedos
Siempre que siento tu piel
Siempre que pierdo el norte
Siempre que digo siempre
pero quiero decir nunca.

Y mientras en tu habitación
dos respiraciones dicen ven
                      el frío de la mesa y el ordenador
dijeron
                     no.

miércoles, 18 de enero de 2012

Competición morfosintáctica

Seguimos experimentando.

En esta ocasión, estábamos algo cansados de hacer, con 3º y 4ºESO, oraciones en la pizarra con el sistema tradicional de: dicta oración-hacen oración-sale estudiante-corrijo-copian correcciones-no se enteran. Así que idee otro sistema, que seguro que ya está más que ideado, pero que me ha funcionado muy bien, el sistema es el siguiente:

1) Dividimos la clase en grupos de cuatro estudiantes.
2) Dictamos una oración, subordinadas adjetivas en este caso.
3) Damos 2 minutos para discutirla en el grupo y 5 para hacerla en la pizarra.
4) Una vez hecha, los demás grupos pueden corregirla. Cada corrección baja la nota del grupo que ha salido en -2 y sube la nota del grupo que corrige en +1.
5) Finalmente, si queda algo que corregir la termino yo, contando con un -2 por cada fallo.
6) Esta nota, al final se reflejará en su media.

 El resultado ha sido una actividad muy dinámica, emocionante, con competición intelectual y aprendizaje colaborativo. Tres sesiones después de empezar, los resultados son muy apreciables.

En general, la clase ha subido su nivel de análisis. En definitiva, otro pasito más hacia ese cambio que buscamos.